lunes, 10 de agosto de 2015

Reemplazan con un machete la espada de estatua Máximo Gómez .

SANTO DOMINGO.- Desconocidos reemplazaron con un machete, la espada que a inicio de este año había sido despojada del puño de la estatua del general Máximo Gómez, ubicada en la avenida que lleva el mismo nombre, esquina Jhon F. Kennedy, en el Distrito Nacional.
Tras recibir una imagen de un usuario en la red social Instagram, el lente de la cámara del fotógrafo Daniel Duvergé, de El Nuevo Diario, comprobó lo que a muchos transeúntes ha dejado sorprendidos, un machete y otros objetos sustituyen la espada que portaba Gómez en su mano derecha.
Según comprobaron periodistas de El Nuevo Diario, el lugar donde se encuentra la efigie ha sido arrabalizado por vendedores ambulantes y “limpiavidrios”, con las mercancías y objetos que colocan junto a la estatua.  
Asimismo, la acción de los desaprensivos deja un llamado de atención  a las autoridades competentes que no ha tomado carta en el asunto, y ha dejado esta acción delincuencial  si solución, ante un hombre que nació en  Bani, provincia de Peravia en la República Dominicana.
Máximo Gómez Báez, (18 de noviembre de 1836 – 17 de junio de 1905) fue un militar de la Guerra de los Diez Años y el General en Jefe de las tropas revolucionarias cubanas en la Guerra del 95.
Su infancia y adolescencia las pasó en su tierra natal en República Dominicana. A los 16 años Gómez se unió al ejército dominicano en la lucha contra las invasiones haitianas de Faustine Soulouque logrando obtener el grado de alférez.
Durante la anexión de Santo Domingo a España (1861-1865), Máximo Gómez ingresó como voluntario en el Ejército español.
Durante la Guerra de Restauración (1863-1865) combatió contra las tropas insurrectas que pretendían recuperar la independencia para el país.
Asimismo, Gómez dedicó la mayor parte de su vida a su "querida y sufrida Cuba". Su brillante estrategia militar y su estilo de mando, célebre por su severidad, le posibilitaron llevar a cabo campañas (la Invasión y posteriores campañas) sin precedentes históricos por la disparidad de sus fuerzas tanto en hombres (de 35.000 a 40.000 mambises contra más de un cuarto de millón de españoles
POR JACQUELINE MORROBEL/Elnuevodiario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario