miércoles, 12 de julio de 2017

Blas Peralta, de “el que sabe que no le disparó fui yo”, a una condena de 30 años por asesinar a Febrillet .

Ámbar Méndez
listindiario.com
Santo Domingo
“El que sabe que no le disparó a él fui yo”, fue la primera versión de Blas Peralta, condenado a 30 años por el asesinato del ex rector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), cuando se desvinculó del hecho. Sin embargo, pasado más de un año del suceso, el empresario del sector transportista admitió haber disparado contra el vehículo de Mateo Aquino Febrillet.
Peralta declaró, horas después del hecho, que sí se reunió con Febrillet porque éste fungió como mediador en un conflicto que había entre el sindicalista y Eduar Montás, ambos aspirantes a diputados por el Partido Revolucionario Moderno (PRM). Ese encuentro terminó en tragedia. El camionero expresó que recibió una bofetada de Montás y que cayó al suelo.
Blas Peralta le dijo a la periodista Nuria Piera, quien lo entrevistó en exclusiva ese viernes 18 de marzo de 2016, tras el altercado, que persiguió en su vehículo a Montás para terminar la discusión pero que en el camino "se le perdió". También dijo que no estaba armado porque “no quiero saber de armas de fuego”.
Iba rumbo a Jarabacoa con mi familia y es cuando oigo que Febrillet estaba entre la vida y la muerte. Yo pensé que había sido algún asalto o atraco que le hicieron, porque eso sucede después que yo me voy”, expresó el transportista.
Peralta se fue más allá. Exigió a las autoridades iniciar una investigación para identificar a los responsables de la muerte del exrector.
“El que cometió ese crimen tiene que pagar por el crimen, porque yo no voy a pagar crimen de otro. Tienen que investigar quién fue. Sean personas mías o no, tienen que pagar por sus consecuencias”, exclamó con gran autoridad el empresario del transporte.
30 años para Blas Peralta
A pesar de haber perseguido a Montás y a Febrillet, dijo que no salió “gritando cosas” del restaurante donde estaban reunidos, ubicado en el Mirador Sur de la Capital.
Más de un año después, cuando ya se le seguía el juicio de fondo en su contra, admitió en el Primer Tribunal Colegiado del Distrito Nacional que sí realizó los disparos al vehículo en el que se desplazaba Febrillet.
“Sí tribunal, yo hice los disparos… Yo no puedo negar que yo disparé, yo soy un hombre responsable”, confesó Blas Peralta en su segunda versión de los hechos.
Anoche la jueza Ingrid Fernández impuso una condena de 30 años contra el sindicalista, tras hallarlo culpable de asesinar a tiros al académico la tarde del 11 de marzo de 2016.
La condena de Peralta debe ser cumplida en el Centro de Rehabilitación de La Romana. Mientras que los también imputados, Rafael Herrera Peña, deberá pagar la pena de cinco años de encierro, con una condena reducida de tres; contra Gerardo Félix Bautista Mena y Franklin Alejandro Venegas se impuso una pena de ocho años de prisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario