miércoles, 23 de septiembre de 2015

Carestía de productos ya se siente en pueblos haitianos .

Ricardo Santana
Dajabón/Listindiario.com
Comerciantes haitianos dijeron ayer que en varios pueblos de Haití, cerca de la frontera dominicana, comienza a sentirse desabastecimiento de varios productos que están vedados por las autoridades haitianas de entrar por tierra a su país.
Marina Pierre dijo que desde hace tres años tiene una fritura en la que, por lo regular, vende buñuelos, patas, cocotes y mollejitas de pollos, pero ha tenido que   cerrarlo porque no puede llevar ese tipo de comida a su país.
La comerciante compraba ayer en Dajabón equipajes de pollos y una pequeña porción de harina que intentaba entrar clandestinamente por el río para reabrir su negocito, alegando que de eso es que ella subsiste junto a sus cuatro hijos, sus padres y dos hermanas menores.
Otros pequeños comerciantes dijeron que la medida del gobierno haitiano comienza a afectar a los pobres.
De su lado, el comerciante Roul Joseph de Cabo Haitiano indicó que el gobierno de su país tiene que darse cuenta que los más perjudicados con la medida son los haitianos pobres.
“Haití lamentablemente no produce nada; casi todos hay que traerlo de otros países y trayendo los productos de República Dominicana nos ahorramos tiempo y dinero y les llegan a la población a precios asequibles”, indicó.
Sostuvo que tiene un supermercado en Cabo Haitiano al que mantenía surtido porque compraba cada dos días a la semana en República Dominicana los productos que requería para expendio.
No obstante, se queja porque ahora su negocio comienza a desabastecerse y sus clientes están preocupados porque ahora no puede llevar muchos artículos que compraba aquí.
El presidente de la Federación de Comerciantes del Mercado de Dajabón, Freddy Morillo, declaró que la medida del gobierno haitiano se revierte en contra de los  ciudadanos de su país.
De su lado, el secretario general de la Federación Nacional de Transportistas Dominicanos (Fenatrado) en Dajabón, Geovanny Escoto, dijo que la decisión de las autoridades haitianas es un chantaje.
Escoto manifestó que los más afectados son los pobres de Haití y dijo que es tiempo de que el gobierno comience a buscar nuevos mercados.
Hace poco que Fenatrado paralizó la entrada de camiones y patanas hasta Haití en protesta por los saqueos de mercancías y las agresiones y amenazas de los transportistas dominicanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario