viernes, 2 de noviembre de 2012

“Mira lo que te tengo”, dijo el homicida apuntándole al fiscal y luego le disparó .

“Mira lo que te tengo”, habría dicho el homicida del fiscal adjunto mientras apuntaba con su pistola a la cabeza del malogrado magistrado, reveló este viernes a El Nuevo Diario una fuente de absoluto crédito que tuvo acceso a la investigación que se realiza sobre el caso. Acto seguido el matador, Charlis Núñez García, comenzó a disparar su arma contra Omar Álvarez, a quien le descargó la pistola, impactándolo diez veces, la mayoría de los proyectiles en la cabeza. El grupo de agentes policiales que actuaba como fuerza pública en el allanamiento no se encontraba en la escena del crimen al momento de producirse los disparos. Los uniformados se habían dispersado por la vivienda.
Al momento del ataque, se encontraba sentado al lado de la víctima un policía que era seguridad personal del funcionario del Ministerio Público asesinado, quien en ese instante procedía a llenar un acta judicial.
Este policía, cuyo nombre se ha omitido hasta concluir oficialmente la investigación, de momento quedó impactado al ver la inesperada ráfaga de fuego contra su jefe.
El único agente policial que presenció los disparos iba a ser la segunda víctima mortal de Núñez García, pero debe las gracias a que cuando el atacante le apuntó con la pistola ya el arma había agotado las cápsulas.
El informante también corrige que el detenido, ya esposado, había solicitado que lo liberaran para dar alimentos a los animales que venía criando en la azotea, y no para inyectarse insulina como se dijo en principio.
Luego de alimentar a los becerros, chivos y aves, es que Núñez García solicitó a las autoridades que le permitan dirigirse a su habitación para medicarse contra la diabetes.
Al prevenido le permitieron entrar solo a la habitación, lo que aprovechó para apoderarse de una pistola que habría obtenido debajo de un colchón, tras lo cual ingresó al baño donde se inyectaría  la insulina.
Estando en el baño el homicida solicitó que le pasaran una toalla, en lo que también fue complacido, y la cual habría utilizado para rastrillar el arma sin el mayor ruido.
Cuando el detenido salió del baño se dirigió a la sala donde se encontraba el fiscal adjunto y apuntándole a la cabeza le dijo: “mira lo que te tengo”, descargando sobre la cabeza diez disparos.
Otro dato que arroja la investigación, es que quien ordena retirarle las esposas a Núñez García fue otro fiscal adjunto que acompañaba a Álvarez.
Autor: LUIS BRITO/Elnuevodiario.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario