miércoles, 19 de diciembre de 2012

Ajustan retina al ojo izquierdo de Francina .

Doris Pantaleón/Listindiario.com
Santo Domingo
La ingeniera Francina Hungría, víctima el mes pasado de un disparo en la cara durante un atraco para sustraerle su vehículo, fue sometida en la tarde de ayer a una primera cirugía de su ojo izquierdo, en la que le fue colocada en el lugar correcto la retina, que estaba desprendida, y se determinó que el nervio óptico no está tan lesionado.
La intervención fue realizada por el oftalmólogo dominicano Salomón Melgen, en uno de sus centros especializados de la Florida, encontrando resto de bala en el ojo y procediendo a su limpieza.
Tras concluir el procedimiento el especialista ofreció un buen pronóstico para la paciente y  dijo estar muy optimista porque la condición del ojo estaba mejor que lo que esperaba encontrar.
La cirugía inició a las 3:32  y concluyó pasadas las 5:35 de la tarde. El procedimiento fue realizado de manera ambulatoria.
La cirugía forma parte de los esfuerzos que realiza el oftalmólogo dominicano, establecido en Florida, encaminados a que la paciente pueda recuperar la visión de su ojo izquierdo, el cual resultó con grandes traumas, durante el atraco en el que recibió un disparo en la cara que le ocasionó la pérdida inmediata de su ojo derecho. Los detalles fueron ofrecidos anoche vía telefónica por el ingeniero Félix Bautista, presidente de la Fundación Nacional de Desarrollo Integral (Fundi), entidad responsable del traslado de la paciente a Estados Unidos,  tras la conclusión de la intervención  quirúrgica, en la cual estuvo presente acompañando a los familiares de la paciente.
Durante el fin de semana, la familia de Francina había manifestado su  optimismo por la evolución que está teniendo el tratamiento.Tras el incidente,  ocurrido el 23 de noviembre pasado, la paciente fue atendida en el Centro de Medicina Avanzada Abel González, y una semana después fue trasladada en avión ambulancia  a uno de los centros oftalmológicos del doctor Melgen.
Luego de una primera evaluación, fue trasladada esa misma noche al Jackson Memorial Hospital, donde estuvo ingresada cuatro días. Allí recibió su primer diagnóstico desalentador sobre la posibilidad de perder la vista de su ojo izquierdo, el cual le fue reconfirmado posteriormente por especialistas del Bascom Palmer Eye Institute. En el hospital le recomendaron varias cirugías maxilofacial y la colocación de prótesis.
Entonces, la paciente fue trasladada a West Palm Beach, donde el doctor Melgen inició un tratamiento agresivo, de extracción de sangre e inyectar gas y presión al ojo con el propósito de limpiarlo y darle presión, lo que le ha permitido empezar a ver luces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario