lunes, 5 de septiembre de 2011

Obama trae alivio a Nueva Jersey.

Por CRISTINA LOBOGUERRERO/EDLP

PATERSON – Tras la visita de tres horas -ayer domingo- del presidente Barack Obama a la ciudad de Paterson, el primer mandatario señaló que los residentes no deberán sentirse solos en las tareas de recuperación de los daños ocasionados por el Huracán Irene el pasado fin de semana. Durante el recorrido, Obama estrechó la mano y habló con pobladores afectados en la ciudad de Wayne, en donde hizo su primera parada, luego de llegar en el avión presidencial, pasado el mediodía, al aeropuerto de Newark.

"Ver de cerca esta zona le da un sentido de la magnitud real de la devastación", indicó Obama, al tiempo que prometió, tanto a residentes como a funcionarios locales, que los problemas presupuestarios que se discuten en Washington no serán ningún obstáculo ni demorarán la asignación de partidas monetarias para ayudar a los damnificados a recuperarse de la tormenta.

Vestido con un pantalón gris y una camisa azul clara, Obama se dirigió hasta Paterson en una caravana —donde no hubo ningún tipo de acceso a la prensa— acompañado por el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, los senadores Frank Lautenbereg y Robert Menéndez y la Comisionada de Protección Ambiental, Lisa Jackson, entre otros.

El senador Menéndez calificó la visita de Obama como de "muy positiva". Agregando que "el presidente se comprometió a que la ayuda para la reconstrucción de las zonas afectadas, a través de la agencia federal FEMA, se haga rápida, efectiva y sin obstáculos".

Para Menéndez, otro aspecto positivo fue el compromiso de Obama de "hablar con el equipo de ingenieros del ejército, para que se concluya el estudio de todas las zonas del río Passaic para evitar en el futuro más inundaciones".

"Se le parte el corazón a cualquiera, al ver tanta destrucción y a las familias que han trabajado toda su vida y que sencillamente quedaron, de la noche a la mañana, sin nada", dijo Menéndez.

Aunque las aguas del río Passaic empezaron a bajar lentamente, desde el pasado viernes, se estima que aún quedan 1,500 residentes sin poder regresar a sus hogares, como producto de los severos daños ocasionados por el agua y que sus casas siguen sin electricidad.

Finalmente, la comitiva arribó —pasada la 1:30 p.m.— a la calle Main de Paterson, escoltados por uniformados locales, en donde miles de residentes se habían apostado desde la mañana, para poder ver pasar al Presidente.

"No lo pude ver, pensé que aunque sea iba a bajar la ventanilla", dijo Mara Solano, que estuvo desde las 11 de la mañana parada para recibir la visita de Obama. "Me dio mucha alegría, de todas formas, que el presidente haya elegido a Paterson para hacer esta visita", anotó.

Uno que otro cartel, escrito a mano, fue desplegado dándole la bienvenida al Presidente Obama a la ciudad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario